Un suicidio consumado es una tragedia personal. Y más allá de eso, también es un gran impacto para su entorno: los familiares y amigos cercanos pueden desarrollar crisis que les cambiarán la vida, vecinos y compañeros de trabajo incluso cuando no fueron cercanos, igual se conmocionan.

Pueden desarrollarse culpas, miedos, sufrirse o practicar estigmas. “Cada suicidio supone la devastación emocional, social y económica de numerosos familiares y amigos”, declaró la funcionaria de la OMS, Catherine Le Galès-Camus. Una muerte por suicidio rompe un poco el tejido social y esta es la principal razón por la que diversos filósofos lo han condenado.

Las escuelas y centros de trabajo donde una persona se quitó la vida necesitan implementar intervenciones para los afectados. La intervención recomendada se llama postvención y, como su nombre lo indica, es posterior a un evento letal e intenta prevenir más daños. Es una propuesta de 1971 del psicólogo Edwin Shneidman. Puede tratarse de una sencilla sesión en la que un profesional hable con el equipo de trabajo o los compañeros de escuela, escuche la versión que se ha construido en torno a la decisión fatal, así como las consecuencias en las personas y en la dinámica grupal.

Hay procesos más largos para entornos más cohesionados o con más factores de riesgo. Y es que mientras por un lado el objetivo de un proceso de postvención es aliviar la afectación emocional en los afectados, adicionalmente mediante ella se evalúa el riesgo para las demás personas. Las condiciones que hacen más necesaria una intervención posterior son: cuando ha habido más comportamientos suicidas en el entorno; si hay factores de riesgo para el suicidio; ante tabúes que se manifiestan en silencios, o estigmatización con rumores persistentes; si hay estresores importantes tales como violencia, desastres naturales, crisis económica, etcétera; cuando se reconoce que hay una fuerte identificación con la persona que atentó contra su vida, o bien, si en el imaginario existe la idea de que en el trabajo o la escuela reside el motivo por el que se precipitó el suicidio.