Los trastornos de la alimentación son problemas de conducta serios. Puede ser que la persona coma en exceso o que no coma lo suficiente como para mantenerse sana y saludable.

¿Qué causa un trastorno alimenticio?

Aunque los trastornos alimenticios pueden comenzar con preocupaciones por la comida y el peso, son mucho más que solamente comida. La gente con trastornos alimenticios utiliza la comida y el control de la comida como un intento para compensar los sentimientos y emociones que de otra manera son vistos como insoportables. Para algunos, la dieta, los atracones y la purgación pueden comenzar como una forma de lidiar con las emociones dolorosas y para sentirse en control de su vida personal, pero al final estos comportamientos dañan la salud física y emocional, la autoestima y la sensación de competitividad y control de la persona.

Los tipos de trastornos son:

Anorexia nerviosa; es un trastorno alimentario que causa que las personas pierdan más peso de lo que se considera saludable para su edad y estatura, y principalmente se debe a que la persona adelgaza demasiado, pues no comen lo suficiente porque se sienten gordos, esto quiere decir que las personas con este trastorno pueden tener un miedo intenso a aumentar de peso, incluso cuando están con peso insuficiente, en ocasiones hacen dietas o ejercicio en forma excesiva o utilizan otros métodos para bajar de peso.

Bulimia nerviosa; es un trastorno alimentario por el cual una persona tiene episodios regulares de comer una gran cantidad de alimento, durante los cuales siente una pérdida de control sobre la comida, pero después de esto, tiene un gran sentimiento de culpa, y utiliza luego diferentes formas, tales como vomitar o purgarse para evitar el aumento de peso.

Trastorno por atracón; este es un trastorno que se presenta sin ataques compulsivos de bulimia, pero en la mayoría de los casos si existe aumento de peso, e incluso obesidad. El caso típico es el de una persona que siente deseos de comer alimentos de forma descontrolada (en ocasiones, sobrepasando la ingesta de 6000 calorías diarias), pero a diferencia de la bulimia, no busca contrarrestar el atracón provocándose el vómito. El trastorno por atracón por lo general conduce a la obesidad, aunque también puede ocurrir en individuos con un peso normal.

Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener trastornos de la alimentación, este trastorno suele comenzar en la adolescencia, y con frecuencia se presentan con depresión, trastornos de ansiedad y abuso de drogas. Los trastornos de la alimentación pueden causar problemas en el corazón, en los riñones e incluso la muerte.

Las siguientes son posibles señales de anorexia y bulimia; la preocupación exagerada acerca del peso corporal (incluso si la persona no tiene exceso de peso), la obsesión con las calorías, los gramos de grasa y los alimentos, el uso de cualquier medicamento para prevenir el aumento de peso.

Las señales de advertencia más graves pueden ser más difíciles de observar debido a que las personas que tienen un trastorno de la alimentación tratan de mantenerlo en secreto. Vomitar después de las comidas, desmayo sin ninguna explicación, callos o cicatrices en el nudillo (a causa de un vómito forzado) pueden ser algunas señales.

Por lo tanto, cada que tengas sospechas de que puede existir la presencia de un trastorno de la conducta alimentaria, debes de asistir o sugerirle a la persona con el problema alimenticio que acuda con especialistas, ya sea un pediatra, un nutriólogo o un psicólogo, ya que son problemas que deben de tratarse justo a tiempo para llevar el seguimiento de un tratamiento, para tener mejorías en su evolución y pronóstico.